Razones Ocultas del Peso en Hombres

6 de Abril del 2017, Joe Bernstein

A mis 25 años de edad pesaba 154 kgs. y sentía que iba en una carrera contra el tiempo, una carrera que pronto terminaría costando mi Vida. Encontré una manera de quitarme 70 kgs. de peso físico y emocional que había cargado durante toda mi Vida.

Desde entonces me he dedicado a entender por qué tantos de nosotros tenemos retos con el peso y cómo ayudar a otros a soltar la armadura que tanto les pesa.

Como hombres nos enfrentamos a retos únicos y especiales en cuanto al peso se refiere. Lo primero es reconocer que tenemos diferencias fisiológicas, psicológicas, sociales y culturales.

La mayor parte del mundo del bienestar y el manejo del peso está creado y promocionado para las mujeres. Así que, es hora de poner nuestra atención en los retos que los hombres verdaderamente enfrentamos, crear soluciones y cambios de perspectiva que sean poderosos.

ENTRE MÁS GRANDE, MEJOR

Desde edades muy tempranas se nos enseña de manera explícita e implícita que entre más grande sea un hombre, mejor hombre será. Los niños más grandes serán los primeros en ser elegidos para los partidos en la escuela, comúnmente son elegidos como líderes en los equipos o en actividades escolares y, en general, suelen recibir más atención. Idolatramos a grandes atletas y luchadores, y conforme maduramos, esto no ha cambiado.

Una manera inconsciente que tienen los hombres para materializar esta realidad en sus cuerpos es la de subir de peso. Cuando el momento de perder peso llega, tendemos a presentar una aversión, ya sea consciente o inconsciente, de ser un “tipo chiquito”. Lo escucho de mis clientes todo el tiempo y yo mismo tuve este mensaje viviendo dentro de mí mientras trataba de perder peso. “Quiero perder peso, pero no quiero ser el “tipo chiquito”. Quiero ser más grande, ¿sabes?”

Una solución es la de simplemente hacerte consciente de esto y darte la oportunidad para revisar tu realidad. Escribe todas las formas en las que, a lo largo de tu vida, fuiste impulsado o influenciado para ser más grande. Sé lo más específico que puedas con los recuerdos. Después haz una lista de situaciones y maneras en las que ser más grande hoy por hoy se ha vuelto una carga y un reto en tu Vida. Identifica modelos a seguir que consideres felices y saludables y que sean de tamaño y talla más moderada.

Comer saludablemente es para débiles o para mujeres

Otro mensaje que tomamos de nuestro ambiente es que el comer saludablemente es para mujeres o para hombres de cierta manera afeminados. “Soy un hombre al que le gustan la carne y las papas” es una frase considerada como altamente masculina. Cuando comencé a comer de manera más saludable, recuerdo haber recibido muchos comentarios provenientes de otros hombres sobre cómo ahora comía “comida para pájaros”. Pónle atención a la comida que está creada y publicitada para hombres, y la que se crea y se publicita para mujeres… verás una clara diferencia.

Tenemos que incluso soportar una glorificación al consumo de comida en exceso. Hay programas de televisión sobre este mismo tema. Concursos de comida, tanto oficiales como informales, son un despliegue de la capacidad masculina de “conquista” sobre la comida e incluso de sus propios cuerpos, al lograr ignorar por completo sus señales.

Lo quieran aceptar o no, la mayoría de los hombres no quieren salir a comer con sus amigos o con alguna chica y pedir una ensalada de quinoa. Anteponemos el EGO MASCULINO a la salud.

Para superar esto, es importante que actualicemos nuestra definición de “masculino” y algo de terapia de exposición. Como hombres que somos o seremos padres, protectores, proveedores y que estamos al servicio del mundo, enfocarnos en nuestra salud es lo más masculino que podemos hacer. Enfoque, disciplina, energía, claridad mental, y los sentimientos y confianza que vienen de un estilo de vida saludable, son parte de una figura masculina saludable y empoderada en este mundo.

Así que sal y compra “alimentos saludables” y aquellos “platillos para chicas” que solías evitar por no lastimar a tu frágil ego. Es hora de madurar y hacerte cargo.

Se nos ha condicionado para SACRIFICAR nuestros cuerpos

Hay algo en nuestra naturaleza, pero sobre todo algo que ha sido condicionado de manera cultural, que nos lleva como hombres a sacrificar y descuidar nuestros cuerpos. La imagen más “masculina” a lo largo de varias generaciones ha sido la del gran atleta, el soldado, el héroe de acción o la del alto ejecutivo o gran abogado que tiene que privilegiar ante cualquier otra cosa sus 80 horas de trabajo a la semana. Se nos ha dicho que debemos poner nuestros cuerpos en la raya o descuidar nuestro bienestar para poder ser exitosos. Como aprendemos que nuestro cuerpo físico es totalmente innecesario, no sorprende que la única manera de ponerle atención sea para cubrir y alcanzar estos “valiosos” y superfluos arquetipos masculinos.

Si te identificas con esto, te recomiendo que reflexiones de manera más profunda. Descubrir dónde, cuándo y cómo adquiriste estas creencias ayudará mucho para poder transformarlas. Habla con otros hombres sobre esto, escribe al respecto y lee material dirigido a hombres que te inspire a aspirar a algo más.

NOS DESCONECTAMOS DE LAS EMOCIONES

La mayoría de los hombres somos mucho menos sensuales que las mujeres. Así mismo, estamos mucho menos conectados con nuestras emociones. Y si bien, parte de esto tiene que ver con nuestras diferencias psicológicas y biológicas, sí podemos crear un cambio, una evolución de manera consciente.

Se nos enseñan cosas como “aguántate como los machos”, “nunca te detengas” y que “los hombres no lloran”. Como consecuencia, reprimimos nuestros sentimientos; cuando los sentimientos viven, literalmente, a lo largo y ancho del cuerpo. Así que desde edades muy tempranas aprendemos a ignorar por igual las señales que el cuerpo nos manda, ya sean señales de miedo, dolor o alegría.

Sí, necesitamos fortaleza de mente y resiliencia emocional pero eso NO significa que tengamos que reprimir nuestras sensaciones y emociones.

Es realmente fácil subir o bajar de peso de forma peligrosa cuando nos desconectamos del cuerpo y las emociones. Comemos por estrés, llenamos nuestros cuerpos de sustancias estimulantes, reprimimos las emociones y nos volvemos “adictos a la comida”. Sin una profunda conexión con nuestro cuerpo, es realmente fácil que la sensación de saciedad pase desapercibida, permaneciendo totalmente inconscientes del impacto que nuestra mala alimentación tiene en nuestro cuerpo. Somos, entonces, inconscientes de lo BIEN que se siente cuidar nuestro cuerpo.

Podemos en definitiva superar esto, pero requiere trabajo. La buena noticia es que es muy divertido, se siente muy bien y por lo tanto, vale la pena. Hay muchas formas de reconectar con nuestro cuerpo y nuestras emociones.

Les nombro algunas:

  • Meditación
  • Entrenamiento de pesas
  • Yoga
  • Terapia
  • Grupos de apoyo para hombres
  • Alimentación Consciente
  • Escritura
  • Cámaras de Flotación (Float Tanks)
  • Baños de tinas
  • Masajes
  • Sexualidad consciente

Hay muchas opciones, lo importante es comenzar a entender y sentir las emociones y  conectarnos de manera consciente con los 5 sentidos. Hombres… es hora de reclamar nuestros cuerpos y comenzar a protagonizar nuestra vida.

Tenemos fugas de energía de liderazgo

Mantener una vida verdaderamente saludable requiere lo que yo llamo “auto-liderazgo empoderado”. Como hombres (y mujeres en el mundo de hoy) gastamos todo nuestro de liderazgo en otros.

Los líderes más efectivos saben que primero necesitan ser líderes de sí mismos antes de poder serlo para otros. Comúnmente, cuando los hombres descuidan su peso y su salud, le están dando su energía a su jefe, su familia, su negocio, sus amigos y su comunidad. Es un común denominador (bastante predecible entre mis clientes varones) el estar demasiado ocupados en servir y dirigir a otros.

No estamos dejando nada para nosotros mismos.

Un peso saludable requiere límites, disciplina, enfoque y planeación. También requiere que separes tiempo para ti. Puedes estar pensando que esto suena a que necesitas ser egoísta, pero es justamente lo contrario. La manera en la que te cuidas tiene un impacto profundo en qué tan bien puedes servir y dirigir a otros.

Es hora de comenzar a llenar de nuevo el tanque del liderazgo personal. Hay muchas formas de hacerlo, aquí dos:

Primero, comienza a integrar prácticas de cuidado personal que te permitan alimentarte, descansar y llenarte de energía. Esto incluye ejercicio, relajación activa, comida saludable y placeres de tipo sensorial.

Segundo, ubica todas las formas que tienes de servir a los demás y decide qué puede evitarse o ser delegado a otros. Después suelta, crea tiempo y energía para llevar a cabo el liderazgo personal.

En Conclusión…

Es hora de reconocer que los hombres tenemos una variedad diferente de retos que nos mantienen con sobrepeso, fatigados y faltos de salud. Es hora de hacernos responsables de nuestras vidas y asumir una nueva definición de masculinidad.

Puedes perder, ganar y mantener tu peso de forma saludable, de forma INTEGRAL. Involucra a tu cuerpo, involucra a tus emociones y reenfoca tu energía de liderazgo hacia ti mismo.

Cuidar de ti mismo es lo más masculino que puedes hacer.

Joe Bernstein

Artículo originalmente publicado en www.dropthearmor.com

Traducido por Gina Tager con permiso de Joe 😉

 

Joe Bernstein BIO

*La imagen destacada incluida en este artículo no es de mi propiedad. La fotografía es de David Babies.

*Recuerda inscribirte al Blog y al canal de Youtube para recibir material que te ayude a seguir creando cambio 👊👊👊 #AlimentaciónDeCuerpoyMente  
*Sígueme y conéctate a las sesiones de FB Live en @ginatager

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s