🗞La Discriminación por Peso y Talla🏷

Hoy fue uno de esos días en los que la Vida me acorraló y llenó de mensajes, hasta que por fin decidí sentarme y escribir sobre un tema que lleva tiempo en mi cabeza.

Recibí de parte de una de mis compañeras fundadoras de HAES México un artículo de Reporte Índigo donde se habla sobre el alto índice de discriminación en México y los motivos principales por lo que esto ocurre. Una de las primeras razones de esta lista es el peso, lo cual no es de extrañarse.

Poco tiempo después, en una comida con mi familia política sale a la conversación la historia de uno de sus miembros. Al parecer la persona en cuestión está pasando por una etapa difícil en su Vida y, claro, aquello que más resalta y hace ruido” es la manera en la que ha subido de peso; por supuesto, las bromas “de gord@s” no se hacen esperar.

Debo confesar que en este punto de mi Vida, estas situaciones ya me ponen bastante incómoda, sin embargo, cuando me tratan de incluir en la conversación no puedo más que dar abiertamente mi franca, honesta y a veces incómoda opinión.

El tema no es el peso, el tema no es “su panza”, o lo mucho que se “ha descuidado la persona” (como si subir de peso fuera en verdad sinónimo de descuidarse), el tema es otro mucho más profundo que requiere de atención y empatía o ¿acaso es de extrañarse que una persona que está atravesando un momento difícil en su vida necesite apoyo emocional? ¿Acaso la talla también es la medida que determina la capacidad que tiene una persona para vivir plenamente su Vida?

¿No crees que es darle mucho poder a una medida que, viéndola fríamente, solo nos da información sobre nuestra dimensión física… y nada más? 🤔 

Por supuesto -y lo comprendo- llegó a mi la ola de comentarios sobre la Salud de la persona en cuestión:

⚠ “Es que tiene problemas de espalda”

A lo que no tengo más que contestar:
👉“Lo siento, pero conozco gente de talla más grande que puede moverse perfectamente bien, que incluso hace yoga u otro tipo de movimiento aún más demandante (basta ver a las belly dancers profesionales 😑) y no tienen ese tipo de problemas, el peso no puede ser el único blanco y el culpable de todo lo que le pasa a una persona.” y,

👉”No, en definitiva no vamos a cegarnos a sus malestares físicos, pero esto es independiente del peso y puede darse en el caso de cualquier persona. Tod@s podemos padecer problemas de espalda en algún momento de nuestra Vida, por una amplia cantidad de motivos diversos que no están relacionados con el peso y ninguno de ellos -incluido el peso- debe ser motivo de juicios ni prejuicios.”

En este punto creo importante aclarar que todo comentario fue bien intencionado y expresé mi incomodidad sin ningún enojo hacia ellos. Se bien que el tema causa controversia y debate, y lo valoro muchísimo, es la conversación –el poder de la sana discusión– lo que genera progreso en la forma de pensar, ver y experimentar la Vida.

Esto es lo que me lleva a sentarme y escribir sobre el tema, porque creo que como sociedad NECESITAMOS, y nos debemos a nosotros mismos, ponerlo sobre la mesa y comenzar a debatirlo.

La Discriminación por el Peso

Que si la gordura es fea, que si es peligrosa, que si habla de “baja autoestima” y “descuido”, que si denota poca responsabilidad en la Vida, que si es reflejo de poca Salud… ¡¡¡que si es contagiosa!!! 😱😫😕🙄

Todas estas son creencias, inoculadas desde que formamos parte de las estadísticas de la población mundial, reforzadas a cada paso por fuentes tan diversas como médicos,  científicos, medios de comunicación, familiares, diferentes industrias (farmacéutica, dietética, alimenticia, de moda y belleza, sociales, etc.) tod@s responsables de que integremos a nuestra realidad el rechazo a la diversidad corporal que por milenios ha sido parte de la especie Humana.

Sí, leíste bien. El tema de la diversidad de tallas es parte de la historia del Ser Humano, está influenciada por factores genéticos, ambientales, sociales, emocionales, laborales, mentales, demográficos, y sí, en parte (solo en parte) el alimenticio.

De unas décadas a la fecha se ha iniciado una campaña a favor de las tallas pequeñas, adjudicando a las tallas grandes todo tipo de faltas, al punto de formar parte importante de la lista de causas de discriminación en múltiples medios.

Ay, ¿pero qué tanto es tantito? 🤔🤨

Pues, resulta que se han hecho diversos estudios donde se ha encontrado que si bien sí existe una correlación entre el peso y ciertas enfermedades, esta se basa en la asociación y no en CAUSALIDAD.

*Si quieres información más detallada puedes consultar este libro 👉Health at Every Size.

Esto es, el peso viene de la mano de ciertas condiciones de Salud, mas NO ES LA CAUSA. Por otro lado, se ha encontrado que un común denominador es la falta de atención médica, no porque las personas de talla grande sean “irresponsables y poco cuidan su cuerpo y su salud”, no porque sean “desobligad@s” y seguro les importa poco la Vida…

No, en gran medida muchas personas de talla grande deciden evitar la consulta médica ¡por la DISCRIMINACIÓN a la que son sujetas cada vez que lo intentan! 🤨🙄

¿Te parece exagerado? 😕

¿Qué pensarías si cada vez que fueras al doctor por un dolor de cabeza, dolor de estómago, cansancio generalizado, mareos, irritación cutánea, dificultad para dormir, molestia en alguna zona del cuerpo, dolor de muelas, una uña enterrada, constipación, fiebre, gripa, dolor de oídos, infección en vías urinarias, y un largo etc., te dijeran:

“Tienes que bajar de peso.” 🙄

Quizá a la primera lo intentes, a la segunda también, a la tercera comenzarás a pensar que hay algo malo en ti, y después de años de intentarlo, es comprensible -y esperable- que dejes de buscar ayuda y pedir opiniones. Porque en lugar de una revisión consciente y atenta, bien sabes que recibirás la misma letanía de siempre o incluso, en casos extremos se te dirá, “Hasta que no bajes de peso no puedo atenderte…” es real, prometo que no estoy ni inventando ni exagerando, por desgracia es más común de lo que pensamos.

De esta forma, se deja de atender lo que desde un principio necesitaba ser atendido y al final, resulta que lo que podía sanarse de manera sencilla de ser tratado de forma oportuna, se convierte en una, o varias enfermedades crónicas que -en el mejor de los casos- no queda más que “controlar”. No son extraños los casos como el de Ellen Maud Bennett, quien murió de un cáncer que terminó siendo inoperable debido a la negligencia de varios doctores que eligieron no ver más allá del peso de la persona que tenían enfrente.

Ahora bien, este no es un artículo que busque atacar a ninguna industria, ni al sistema médico, los primeros que elegimos no ver más allá del peso, somos nosotros, o de lo contrario no aceptaríamos el diagnóstico sin cuestionarlo. Mi intención es invitar a profesionistas de todos los ámbitos a unirse, hablar sobre el tema y encontrar la forma de promover una atención más empática y alineada a estudios más modernos, pero sobretodo, alineada a las necesidades de TODAS LAS TALLAS.

Para poder impactar la cultura, el cambio necesita iniciarse en el sistema educativo, muchos médicos independientes ya se han abierto a modificar su enfoque y dedican su vida a realizar investigación que aporte más información sobre el tema. Muchos profesionistas, cabezas de familia, tí@s, herman@s, prim@s, amig@s conocid@s y desconocid@s, empiezan a escuchar y a transmitir el mensaje.

📢 Consciencia, investigación, discusión, apertura y cambio… es todo lo que necesitamos.

***

Los Supervisores del Peso

Hacer consciencia en el mundo médico y científico, es solo una trinchera de muchas que hay que atender. Como ya dije, esta forma de discriminación ha permeado en la cultura, en todo círculo social, convirtiéndonos a tod@s, conocidos y desconocidos, en los primeros “Supervisores del Peso”; todo por “nuestro propio bien”.

the basics of E (34)

Esta idea de que las tallas grandes son una toxina que necesita ser aniquilada y  las tallas pequeñas tienen menos problemas en la Vida (porque la delgadez es sinónimo de salud y bienestar) ha provocado que nos sintamos con derecho a comentar, juzgar y criticar cada cambio de nuestro cuerpo y el ajeno. Como si con el simple hecho de verbalizar nuestras “buenas intenciones” -que no son más que un ataque a la persona que tenemos enfrente- la situación fuera a cambiar y entonces sí, gracias a nosotr@s y a nuestros atinados comentarios la persona “va a poner manos a la obra y regresará al buen camino de la pérdida de peso para ser feliz y estar saludable“. 🤨

Pero, la realidad es otra, ¿cierto? 🤔

La realidad es que cada uno de esos comentarios daña fibras muy profundas en la persona que los recibe. Tener una talla socialmente estigmatizada, que ha sido relacionada con creencias falsa, limitantes y dañinas -y que por lo mismo crea una clara incomodidad a la vista de quien se siente con derecho a juzgar-… no es NADA fácil.

A ti que me lees, y que sé bien que has estado ahí,

necesito decirte lo siguiente: DETENTE✋

👉 De nuevo, esto es parte de la cultura moderna. En nuestra sociedad, la discriminación por el peso se considera normal, en muchos casos ni siquiera se interpreta como tal. Nos incluye a tod@s, es parte de nuestra cotidianidad, y por lo mismo, detenerla es trabajo de tod@s.

Desprográmate

Aquí te dejo unos tips que puedes usar cuando sientas que necesitas hacer un comentario sobre el peso, la talla y la apariencia de una persona. Insisto, TOD@S hemos estado ahí, de alguna u otra forma nos ha tocado presenciar esta forma de abuso y de gaslighting (porque sí, decirle a una persona que se siente perfectamente bien, que está “enferma” solo porque su peso es mayor a lo “bien visto” no es otra cosa más que eso, gaslighting).

En definitiva, esto nos sirve a tod@s, no se trata de hacer sentir mal a nadie… ¿OK? 👍

Detente, respira y analiza lo siguiente:

👉 El comentario ¿está basado en hechos reales? Porque si tus “hechos reales” nacen de  creencias dudosas sobre el peso (como que es causa directa de las todas las enfermedades de cualquier persona) te pido que te preguntes:

¿En verdad todas las personas de talla grande que conoces están enfermas?… ¿Te consta?

¿Todas las personas delgadas que conoces están sanas?… ¿Te consta?

¿Es entonces el peso el calificativo directo y único de la Salud de la persona que tienes enfrente? 🤔

☘ Si has respondido que sí a estas preguntas, échale un ojo a las fuentes que cité anteriormente, busca más información en otros lugares, no te pido que solo me creas a mí, investiga, éntrale a la discusión, ampliemos junt@s nuestros conceptos de Salud y Bienestar y trascendamos la tendencia a anularnos, a descartarnos… a discriminarnos.

👉 ¿Tu Salud es perfecta? 🙄 Más de una vez me ha tocado escuchar a personas delgadas hacer comentarios y dar “recomendaciones” sobre los beneficios de la pérdida de peso en la “salud”, solo para enterarse después que tienen alguna enfermedad crónica. Mientras que, el receptor de los comentarios bien intencionados -de talla más grande- tiene una Salud envidiable ⚠🙄😲🤨. En este caso, te pido con amor que consideres, ¿y si mejor te ocupas de ti mism@ y dejas que los demás se ocupen de sí? Puede pasar que tu cuerpo, tu Salud y tu Vida en general, te lo agradezcan.

👉 ¿Qué es aquello que tanto te molesta sobre la silueta de la otra persona? La realidad es que aquello que se genera dentro de cada uno de nosotros a partir de un estímulo externo es enteramente NUESTRA responsabilidad. La belleza es subjetiva, es un concepto muy personal, por lo tanto, lo que consideramos desagradable, también.

☘ Si te sientes realmente incómod@ delante de una persona de talla grande, es una excelente oportunidad para que hagas un poco de trabajo de crecimiento personal; porque lo que sí es seguro, es que trabajar en nuestros prejuicios, miedos e ideas de merecimiento, siempre traerá resultados positivos. La persona que tienes delante de ti, solo está haciéndote un servicio al detonar eso que tienes dentro. El problema NO está afuera. Está en ti, y solo en ti, reconocerlo y trabajarlo.

👉 ¿Cómo te sientes con tu propio cuerpo y tu salud? Esta es una ayudadita clave para el punto anterior, es algo así como “lo que te choca, te checa”. Y no, no hace falta que seas de talla grande, no hace falta que estés enfermo, basta con tener la mente plagada de ideas que te generan miedo (a la enfermedad, al rechazo, al descontrol, a ser diferente, etc.) para tener conflictos con tu propio cuerpo. Y, por lo mismo, no es de extrañarse que reacciones con rechazo.

La relación que tenemos con nuestro cuerpo (así como la manera en la que vemos a los demás) nos puede dar mucha información y servirnos de guía para entender el trabajo de introspección que necesitamos realizar.

Ahora bien, si por el contrario, eres el blanco de este tipo de discriminación esto es lo que quiero decirte:

👉 NO TE DETENGAS. Sigue adelante, con la frente en alto y con consciencia plena. Ser diferente y salir del estándar -especialmente en un mundo globalizado- puede llegar a ser difícil, pesado y solitario. No tiene porqué ser siempre así. No somos poc@s, no estás sol@ y el derecho a vivir plenamente, a saberse merecedor de todo aquello que la Vida tiene para dar es de tod@s. Es nuestra obligación (esto te incluye a ti) hacerlo una realidad.

👉 Si resuenas con esto, si el eco de estas palabras te suena conocido, es porque de alguna forma y en algún momento tu Alma aceptó formar parte de una generación de cambio, que vino al mundo a promover la inclusión del individuo; una generación que previene que es momento de dejar de ver grupos y empezar a ver personas, comenzar a promover la diversidad, a demostrar que sí existe el bienestar, la salud y la plenitud sin necesidad de ser parte de un estándar u otro, mucho menos uno auto-impuesto.

👉  Puede ser que no te guste, puede ser que no quieras hacerlo. Estás en tu derecho. Pero ya estás aquí, y esta es tu realidad; no sé cuánto nos tome, pero sí sé que haciendo algo al respecto y dándole un sentido todo es más fácil y más satisfactorio.

⚠ El primer paso, comenzar a reconciliarte contig@ mism@. Para poner un alto a la discriminación externa es necesario que empieces en casa. ¿De qué maneras te discriminas? ¿De qué formas te anulas, te descartas, te minimizas? ¿Cuáles son las creencias limitantes que necesitas cambiar? ¿Por quién te dejas discriminar? 🤔

⚠ Segundo, comienza a revisar tus círculos sociales. La falta de conexión humana (y esto no tiene que ver con el número de personas que tengas a tu alrededor sino con la calidad de las relaciones) promueve baja autoestima y limita nuestra capacidad de auto cuidado. Date cuenta si tu entorno te nutre o te intoxica y haz algo al respecto. ¿A quién sigues en redes sociales? ¿Te sientes mejor o peor después de ver su material?… ¡Este punto impacta tu salud de manera IMPORTANTE! Mucho, mucho más que el número en tus jeans.

⚠ Tercero. Esto no es un llamado a la lucha o a la agresión. Si de algo estoy hablando aquí es de amor e inclusión. Por eso, te pido que si alguien llega a ti con un comentario o una crítica, te tomes un momento para respirar y para ubicar lo siguiente:
👉 Tu valía personal jamás puede depender de una opinión externa. Poner nuestro valor en manos de alguien más nos asegura una vida riesgosa, cambiante e incierta. Tu salud no cambia por las percepciones ajenas. Tu salud es responsabilidad tuya y solo tuya y, por lo tanto, está en ti ver por ella día a día entendiendo que tu talla no es lo único que requiere tu atención (de hecho no la requiere) y que tu responsabilidad incluye otras necesidades mucho más reales de tu cuerpo, tu mente, tu alma y tu espíritu.

👉 Sé consciente de las necesidades de la otra persona. Todos valemos igual, más no todos pensamos igual. Y, por más difícil que sea (lo sé de primera mano), cuando llega a nosotros una crítica proveniente del miedo y de la ignorancia, es muy valioso intentar empatizar con la persona que tenemos enfrente.
Entender y poder sentir ¿de dónde viene la persona? 🤔… nos ayuda a evitar tomarlo personal y a no engancharnos en el círculo vicioso de la agresión donde siempre buscaremos cómo regresar la afrenta, aumentando con ello la separación. Recuerda que conexión es bienestar.

Quiero cerrar con una reflexión que me parece importante…

El ser humano, en su larga historia, ha demostrado tener una alta capacidad para unirse y hacer el bien, pero también para segregar, dañar y discriminar (por género, por raza, por peso, estatura, preferencia sexual y un etc. demasiado largo). En diversos lugares del mundo muchas de estas conductas discriminatorias ya son consideradas como retrógradas; la intención, nuestra gran y hermosa lucha, es que esto se expanda hasta que no quede un solo rincón donde estas actitudes sean promovidas o toleradas.

Hoy, el peso y la talla se encuentran fundidos con la ola de motivos por los cuales nos supervisamos y nos discriminamos los unos a los otros, están adheridos a la lista y se están convirtiendo en un problema social igual de peligroso que cualquier otro de ese tipo. Entre más claro lo digamos, más rápido podremos hacer algo al respecto y evitar así que las generaciones del futuro tengan que sufrir las consecuencias que bien conocemos… porque tod@s las vivimos en carne propia.

Gina Tager

logo4

 

*Inscríbete al Blog y al canal de Youtube para recibir material que te ayude a seguir creando cambio 👊👊👊 #AlimentaciónCuerpoyMente 

 

2 comentarios

  1. es increíble que creyéndonos seres inteligentes y razonables, tengamos que ver esto. pero tienes toda la razón, Gina. Y hasta por motivos más livianos somos capaces de separar, segregar, dividir y hasta matar.
    Aún hay tiempo y yo sigo confiando en el ser humano, aunque cada vez me cuesta un poco más. Un saludo.

    Le gusta a 1 persona

    • Así es vicentevives, parece increíble peso es una realidad de la que poco se habla y mucho se sufre. Pero estoy segura que entre más personas le pongamos palabras, ayudaremos a que el cambio de paradigma se dé y creemos igualdad y respeto en un área más en la vida de los Seres Humanos. Muchas gracias por leerme y aún más por aportar con tus comentarios! Saludos!

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s