🗞Hoy fue uno de esos días…

De esos donde te despiertas “con el pie izquierdo”, donde no sabes de dónde sale pero tu pecho está cargado de ansiedad y confusión.

Días en los que tu cuerpo se siente cansado y poco responsivo, tu tolerancia y paciencia hacen un claro esfuerzo por no desaparecer del todo, y la reactividad está a la orden del día. La tecnología se traba, las cosas se te resbalan de las manos, la comida llega salada, y en definitiva todo te incomoda, las lágrimas se sostienen a tus ojos de un fino hilo y el cerebro difícilmente puede darle al meollo del asunto.

Sí, días así existen y todos los tenemos.

Es importante decir, ya que me doy la oportunidad de abrir el tema, que es precisamente en días como hoy que resulta imprescindible poder ver el escenario entero y darnos tiempo para regodearnos en todo aquello que no salió, sin tratar de fingir que todo está bien, evitar filtrar y darnos la oportunidad de verlo todo COMPLETO, incluidas las más pequeñas partes.

El Valor de los Detalles

El día de hoy también incluyó una sincera plática (que más bien comenzó como monólogo y retahila de quejas sobre mi estado) con una persona muy especial que, no solo me permitió darme un momento para ser humana, sino que también en un santiamén abrió un episodio de su Vida, que en su momento fue difícil y que hoy puede ver de manera cómica, para ayudarme a ver las cosas en perspectiva, sin minimizar mi experiencia pero recordándome (tal cual) que:

the basics of E (56)

Literalmente, dentro de mi confusión, ansiedad, risa llena de lágrimas y gratitud por ese gesto, pude ver cómo un nuevo hilo de amor salía de mi corazón para anclarse directamente al suyo, añadiendo un refuerzo más a ese de por sí ya sólido, hermoso y colorido lazo que nos une. Fue un momento pintado de angustia lo que dio lugar y sirvió de escenario a un momento de generosidad, humanidad y vulnerabilidad que jamás olvidaré y que eternamente agradeceré.

Se nos olvida, como buenos seres humanos olvidadizos que somos, que las emociones negativas son parte inherente de nuestra naturaleza. Estar vivos INCLUYE este tipo de experiencias y este tipo de emociones; y demos las gracias por esto, ya que mucho nos traen y mucho nos dejan. Citando las palabras de mi maestro Tal Ben-Shahar: “los únicos dos tipos de personas que no experimentan emociones negativas son los psicópatas y los muertos”. Este tipo de días, también son una prueba de que estamos san@s y estamos viv@s. 😊🍀

Otra cosa que se nos olvida es que podemos POR DISEÑO sentir emociones opuestas al mismo tiempo.

Así es. Todas esas veces que pensabas que estabas loc@ por tener esos sentimientos “encontrados“, no estabas más loc@ que cualquier otro ser humano con emociones sanas. En “días como estos” no solamente hay cosas que nos salen mal y se sienten mal (si bien hay más que de costumbre) TAMBIÉN hay cosas que se sienten bien, y en nosotr@s está obviarlas o, al igual que hacemos con las negativas, observarlas y darles un lugar.

Puedo decir que no soy fan de días como hoy; que no pienso provocarlos o buscarlos  a consciencia, pero también sé que me gusten o no, los busque o no, éstos siempre llegarán y que lo que sí está en mis manos es decidir qué haré de ellos y el filtro con el que los archivaré en mi memoria.

De esto es de lo que está hecha la Vida y parte de vivirla en plenitud incluye el alimentarnos de las (a veces pequeñas y sutiles y otras veces claras y sorprendentes) cosas buenas, para así estar fuertes en los momentos incómodos o dolorosos y poder echar mano de nuestra bien entrenada resiliencia.

La Vida está hecha de todo tipo de momentos y en nosotros está ver el TODO o simplemente enfocarnos en lo negativo. Por otro lado, pensar que la opción de enfocarnos solo en lo positivo existe, solo habla de nuestra urgencia por desconectarnos de la realidad. Vivir, de forma natural, en un estado emocional estático e “ideal” es prácticamente imposible, así que soltemos ya esta idea de una buena vez.

Como Conclusión

El día de hoy me llevo una prueba más de que soy un Ser Humano, que estoy viva, conectada con mi realidad, con mi capacidad activa de sentir y sostener todo tipo de emoción. También me quedo con calor en el corazón por saberme rodeada de gente tan maravillosa y valiosa… no me queda más que estar agradecida con la Vida por su grandiosa presencia y contribución a mi camino. Al final… éste, uno de “esos días”, no fue tan malo después de todo.

Gina Tager

logo4

 

*Inscríbete al Blog y al canal de Youtube para recibir material que te ayude a seguir creando cambio  #EsDeValientes 

 

2 comentarios

  1. Estoy totalmente de acuerdo contigo, todos tenemos días en los que nos cuesta un poquito más estar de buen humor. Sin embargo, creo que no es que debamos simplemente obviar las cosas malas, sino que deberíamos enfocarnos más en las cosas buenas para ser cada día más felices.

    Le gusta a 1 persona

    • Hola Camila, muchas gracias por compartir! Totalmente de acuerdo contigo 😉 De hecho, más que obviar lo incómodo, es necesario aceptarlo como parte natural de la Vida y a la vez buscar de manera activa poner nuestro enfoque en aquello que es placentero y también está ahí. 😀 Como bien dices, eso nos ayuda a ser cada día más felices, días difíciles incluidos. 😉 Saludos y que tengas una linda noche!

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s